Monday, October 10, 2005

Volver a Empezar


La niña de Górliz no comprendía este mundo extraño, recorría calles y avenidas sin entender nada. Junto a sus padres llegó a una casa de dos pisos. Se percibía quietud en el lugar. Le asignaron una habitación con paredes de colores claros y con un amplio ventanal. En medio del silencio recordó a aquellas compañeritas de curso en Los Campos Elíseos, era una visión de vivencias perdidas, perdidas para siempre. Sin embargo, esta habitación la imaginó como un refugio, soñaba saliendo de ella para poder ver su casa de París, con sus calles de adoquines, con su Plaza de Tertre donde artistas de mirada lejana pintaban retazos de sus vidas. Se sentía tan ajena y tan distante de aquello. Ya no estaban los rostros que un día vió, a quienes sonrió...pero...ya no...ya no es ese lugar...está como en ningún lugar...

Un día llegó a su puerta un niño rubio quien muy amablemente le mostró una máscara y la invitó a jugar. Entonces hubo risas y amistad. El niño le contó que le había costado acostumbrarse en su colegio y que había llorado toda una semana. Era un chico de buen entendimiento y respiraba simpatía y cuya madre lo adoraba. Fue el primer amigo de la niña de Górliz. Era un ser muy especial y muy tierno... la mañana era hermosa estando él. Un día no vino, nunca más llegó, ella supo que el niño se había ido a vivir a Santiago con su abuela paterna.

La Guerra Civil de su patria fue un hecho infernal y absurdo; la estadía en Francia fue una esperanza truncada y sentía la ruptura con su pasado, el problema estaba en que no acertaba aún cómo vivir en el país donde ahora se encontraba ...y ello le causaba angustia.

Pero no hubo tiempo para pensar más, fue matriculada en el Colegio de las Monjas Francesas de Viña del Mar. Nuevas sensaciones, otras emociones fueron de alguna manera tallando su espíritu. Otro hecho fue el nacimiento de Manuel, su hermano; ésto marcó un hito en su familia ya que fue como el reposo alegre después de tensos años...surgía una realidad diversa y había que tener valor. Se hacía necesaria la introspección, dejando atrás esquemas que ya no servían, caer en la cuenta de que el ser humano es incoherente y vive en un mundo también incoherente... donde muchas veces surgen peligros.

La niña salió de su meditación. Se percibía la cercanía del mar , comenzó a escuchar el murmullo de la época, ya llegaba el final de una guerra tremenda y se escuchaban cantos de esperanza. "Lo que el viento se llevó" fue una película de esos años y Scarlett O"Hara era la heroína de Tara, las melodías mostraban los intereses de esa juventud..."Volver a empezar", de Cole Porter, se escuchaba en muchas voces y el balneario "Recreo" era preferido por su sugerente piscina y su patio andaluz donde bailaban las jóvenes imitando la danza de Cyd Charisse...eran las alegrías de esos años. Allí disfrutaron con su primer amor Pablo y Leonor, quienes al atardecer contemplaban el sol que se ponía en el horizonte, donde el mar era el cielo y el cielo era el mar...donde sus rostros cambiaban continuamente de color...

Asimismo, ha llegado ahora a una casa que ha sido construida con forma de buque. Ésta será su casa definitiva y aprenderá a quererla. Esta casa es como su mundo, saldrá de ella y volverá, es el lugar donde han conversado los suyos, acumula un tremendal de recuerdos... ¡qué sería de las personas si no tuvieran algo que recordar...! entonces esbozará una sonrisa, porque nunca te olvidará Dios... es posible que vaya aún a países lejanos...bueno, eso lo dirá el destino en los días que vendrán.

0 Comments:

Post a Comment

<< Home

Google